Apr 02, 2020 Last Updated 10:28 AM, Apr 2, 2020

Misioneros de la Consolata, colaboradores de dios en la misión

P. Lawrence Ssimbwa IMC P. Lawrence Ssimbwa IMC
Letto 225 volte
Vota questo articolo
(0 Voti)

Desde el lenguaje común, la misión es el trabajo, función o encargo que una persona debe cumplir. También se puede entender como el encargo o poder que se le da a una persona para ir a desempeñar una determinada función en algún lugar. Sin embargo, desde el punto de visita eclesial, la misión se entiende como la acción evangelizadora de la Iglesia entre las poblaciones, sobre todo, las que no conocen todavía el Evangelio o entre los alejados de la fe. La misión dirigida a los que todavía no conocen el evangelio se llama Ad Gentes y la que se dirige a los alejados de la fe se llama la nueva evangelización. Conviene recordar que, la misión es la naturaleza misma de la iglesia. Quiere decir, la iglesia existe para hacer la misión de su Fundador.

¿A quién le pertenece la misión, quien es su dueño?

La misión no es propiedad de nadie y no le pertenece a ningún proyecto privado. Ninguno en el mundo puede adueñarse de ella. Cuando hablamos de la misión, estamos hablando de un proyecto de Dios. La misión es un proyecto inherente a la naturaleza de Dios. Es de Él y es el Único que la sostiene y la cuida. En todas las épocas, el ser humano ha sido instrumento de Dios en la misión. Así que, somos sus colaboradores.

Se concibe la misión como un movimiento de Dios hacia el mundo y  la Iglesia como un instrumento para esa misión. Eso significa que ni la Iglesia ni ningún otro agente humano pueden considerarse como autores o portadores de la misión. La misión nace en el corazón de Dios. Dios es una fuente de un amor que envía. Este es el sentido más profundo de la misión. Existe la misión sencillamente porque Dios ama a las personas e invita a su iglesia a participar. Así que, la misión es un atributo de Dios mismo que se expresa en su accionar por redimir a la humanidad y somos llamados a participar.

El Espíritu santo, protagonista de la misión  

Aunque en todas las épocas, Dios llama a hombres y mujeres a ser sus colaboradores e instrumentos en la misión, el protagonista principal de la misión es el Espíritu Santo. El Espíritu Santo sella la verdad de Dios en el corazón de los creyentes. El Espíritu Santo hace que se conozca a Jesús como Salvador del mundo: “(…) y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo” (1 Cor 12,3). El Espíritu Santo hace que los cristianos den testimonio de Jesús en el mundo inclusive en momentos de persecuciones. El Espíritu santo guía la misión en el sentido de que inspira el proceso de evangelización hacia los pueblos que no conocen a Jesucristo y hacia los alejados de la fe de la iglesia. En fin, en todas las épocas, el Espíritu Santo prolonga la misión de Jesucristo en la Iglesia.

En la trayectoria de la misión de la iglesia, el Espíritu santo siempre es el protagonista. En la iglesia primitiva se ve claramente el protagonismo del Espíritu Santo: en la conversión de Cornelio (Hechos 10), en las decisiones que tomaban los apóstoles sobre los problemas que surgían (Hechos 15), en la elección de los territorios y de los pueblos (Hechos 16, 6 ss), entre otros. El Espíritu Santo hace que la Buena Nueva tome cuerpo en las conciencias y en los corazones humanos y se difunde en la historia (Cfr. Enc. Dominum et Vivificantem, 1986).

Misioneros de la Consolata en Buenaventura

Los misioneros de la Consolata, colaboradores de Dios en la misión

La misión es la razón de ser de los misioneros de la Consolata. De acuerdo a nuestro Carisma, somos misioneros de la Consolata para la misión Ad gentes, es decir, somos para la evangelización de los pueblos, con una predilección a los no cristianos y a los lugares donde ninguno quiere ir. Esa es nuestra vocación y la razón por la cual, el misionero de la Consolata es colaborador de Dios. El beato José Allamano con claridad afirma que, el misionero de la Consolata es colaborador de Dios por la naturaleza de su vocación misionera: “Dios ha pensado en ustedes desde toda la eternidad…Él los ha llamado al apostolado por su sola bondad. (…) ¿Por qué justamente a ustedes? Porque los ha amado con un amor especial. Ha hecho con ustedes lo que hizo con aquel joven del Evangelio: “Y Jesús, mirándolo fijó a los ojos, lo amó y le dijo: ven y sígueme” (Mc 10,21). ¡En eso consiste la vocación! Es esta mirada de predilección de Jesús” (Así los quiero, p. 59).

Conscientes de esa predilección de Dios, los misioneros de la Consolata están dispuestos a cualquier sacrificio para darle a conocer al Señor. Por la naturaleza de su vocación, se apasionan por el anuncio del reino de Dios. Y el Señor les concede todas las capacidades apropiadas para evangelizar inclusive entre los no cristianos.

Así que, los misioneros de la Consolata tienen una sola tarea: la evangelización de los pueblos, es decir, la colaboración con Dios para que los pueblos tengan la conciencia de que sólo Él es la luz que alumbra sus vidas. Sobre  esto esclarece el beato José Allamano: “Quien entrara en nuestro Instituto con una finalidad diferente a la de convertirse en un misionero o misionera de la Consolata, sería un intruso” (Así los quiero, p. 62). Lo que nos advierte el beato José Allamano es que somos perpetuos colaboradores de Dios y esa es la razón de nuestro ser y quehacer en la Iglesia.

Conclusión

Es muy claro que la misión es de Dios. Es claro también que el Espíritu Santo guía la misión de Dios en el mundo. Es absolutamente claro que ningún humano por más capaz que sea es dueño de la misión. El señorío de la misión le pertenece únicamente a Dios. Para la prolongación de su obra en el mundo, Dios llama a hombres y mujeres-a los que Él quiere-y les dota de muchas capacidades para anunciar su mensaje en todos los rincones del mundo. A los que Él llama no son los dueños de la misión, sino meramente sus colaboradores. Le colaboran en anunciar su voluntad y en hacer que Él sea el centro de la vida del ser humano. Por tanto, todos los misioneros de la Consolata, simplemente somos colaboradores en la viña del Señor de la misión. 

Altro in questa categoria: Vite in Dialogo (video) »
Devi effettuare il login per inviare commenti

Recenti

Nomina del Prefetto Apostolico di Ulaanbaatar (Mongolia)

Nomina del Prefetto Apostolico…

02 Apr 2020 I Nostri Missionari Dicono

8 aprile - Giornata di Adorazione e intercessione IMC

8 aprile - Giornata di Adorazi…

02 Apr 2020 I Nostri Missionari Dicono

Journeying with our people during this hard time of Covid-19

Journeying with our people dur…

30 Mar 2020 I Nostri Missionari Dicono

El Coronavirus y el Tercer Mundo

El Coronavirus y el Tercer Mun…

30 Mar 2020 Finestra sul Mondo

L’enciclica più bella di questo Pontificato

L’enciclica più bella di qu…

30 Mar 2020 Finestra sul Mondo

"Digital Church" in Asia, amid coronavirus emergency

"Digital Church" in …

30 Mar 2020 Missione Oggi

Supplica litanica

Supplica litanica

30 Mar 2020 Preghiere Missionarie

Domenica delle Palme - Anno A

Domenica delle Palme - Anno A

30 Mar 2020 Domenica Missionaria

O mundo interior

O mundo interior

29 Mar 2020 I Nostri Missionari Dicono

Roma: Notícias e reflexões sobre a epidemia do coronavírus

Roma: Notícias e reflexões s…

29 Mar 2020 I Nostri Missionari Dicono